Buenas tardes, compañeras y compañeros diputados, quienes nos acompañan.

Empiezo por felicitar a UNICEF México y a la Universidad Iberoamericana, así como a todos los que fueron parte de este trabajo en conjunto.

Sin duda esta es información de utilidad para todos y sobre todo para nosotros como comisión que es lo que nos compete, el bienestar de las y los niños y adolescentes.

Indudablemente han sido muchos los impactos negativos que esta pandemia de Covid-19 nos ha generado, pero sobre todo en este sector tan importante para todos que es, la infancia y la adolescencia.

Como lo señalan en esta encuesta, es preocupante que algún miembro de la familia haya dejado de trabajar o haya cambiado de empleo, lo anterior refleja una disminución de poder adquisitivo que impacta directamente a la salud, la educación, el entretenimiento y la alimentación de la niñez y adolescencia.

En este sentido, la pobreza y la desigualdad que por años se ha buscado reducir continuará, por lo anterior creo que es indispensable que emprendamos esas acciones en favor de ellas y ellos, no solo eso, la infancia se está enfrentado a una nueva normalidad que es devastadora y distorsionada.

Yo creo que el cierre de las escuelas es un reto demasiado importante para la educación, no toda la infancia y la adolescencia continuó con ella en el periodo de confinamiento, muchos no se reinscribieron para el actual ciclo escolar, ustedes señalan que el ocho por ciento de los hogares reportaron que algún menor no se inscribió en la escuela y lo que implica que no continuarán recibiendo esta educación y que tendrán un rezago importante o el abandono total.

Esto para mí es de suma importancia y creo que para todos debería de serlo, considero que hay un problema de deserción escolar que habla de una invisibilidad de la niñez en esta crisis, porque es necesario implementar programas para evitar que el rezago en los aprendizajes sea a largo plazo.

Ahora bien, la pandemia también está afectando la salud mental, son preocupantes los datos señalados por el aumento de la vulnerabilidad de las y los niños, más la violencia que se vive dentro de los hogares, por tensiones, discusiones que se viven, generadas por el confinamiento, la pérdida de empleo, lo que provoca ansiedad y depresión.

De no superar estos trastornos o daños puede traernos consecuencias graves, por lo que este sector en específico requiere un trabajo minucioso y preciso, para que todos los niños y adolescentes puedan superarlo.

En este contexto, los datos del levantamiento nos dan una herramienta que contribuye a mejorar la vida de nuestra niñez y adolescencia; no podemos dejar de lado esta información, nuestra niñez requiere una atención integral y transversal. Es así que resulta necesaria la implementación y diseño de políticas públicas orientadas a atender al sector.

No podemos evadir que desigualdad y discriminación sean una carga más en la vida de la niñez y la adolescencia.

Por lo anterior, para revertir esta situación yo creo que se requiere cambiar las políticas públicas y acciones que hasta el momento ha implementado el gobierno, que se piense en nuestra infancia y adolescencia y se anteponga el interés de nuestra niñez, como lo señala la Constitución.

En nombre del Grupo Parlamentario del Partido Verde reiteramos nuestro compromiso con las familias mexicanas, siendo nuestra tarea fundamental, como legisladores, asegurar que las leyes que integran nuestro orden jurídico estén a la altura de las exigencias y necesidades de la sociedad, continuaremos trabajando para transformarlo.

Muchas Gracias.